¿Piel deshidratada con los años?
    Piel    0 Comentarios
¿Piel deshidratada con los años?

La piel seca o deshidratada es uno de los principales problemas cutáneos de la población. Se observa con mayor frecuencia en mujeres a partir de los 45 años y, aunque la causa es bien conocida, no siempre es fácil devolver a la piel la hidratación y luminosidad perdidas con el tiempo.


Detalle de una piel seca

 

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y posee unas propiedades maravillosas e imprescindibles para la vida. Las más importantes son la protección de los órganos internos y la función barrera del cuerpo manteniendo la temperatura y la hidratación necesarias para la supervivencia humana.

Uno de los principales cambios cutáneos que aparecen con el envejecimiento de la piel es que la epidermis pierde grosor y por lo tanto se altera su función de barrera. Como consecuencia aumenta la pérdida hídrica y la piel se vuelve más seca y deshidratada. El aspecto de una piel seca es de color apagado y tacto áspero.

Queremos ofreceros los cinco mejores consejos para combatir una piel seca:

1. Vida saludable: beber líquidos, comer fruta y verdura fresca, dormir al menos 7 horas al día, no fumar ni beber alcohol.

2. Cuidados diarios: evitar los jabones o detergentes. Realizar una limpieza suave de la piel con cremas lavantes o espumas hidratantes. No utilizar agua demasiado caliente y reducir el número de lavados a uno o máximo dos al día.

3. Protección solar: el daño solar produce un daño directo sobre la epidermis, alterando su función barrera y por la tanto aumentando la sequedad de la piel. El uso habitual de filtros solares de buena calidad nos aportan hidratación y evitan el daño de la radiación ultravioleta sobre la piel.

4. Aplicar cremas y mascarillas hidratantes a diario apropiadas a cada tipo de piel. Tu dermatólogo puede ayudarte a elegirlas en función de tu tipo de piel y circunstancias personales.

5. Procedimientos médico estéticos: existen dos tratamientos dermatológicos que mejoran visiblemente la hidratación profunda de la piel aumentando su luminosidad. Se trata de lamesoterapia facial y el plasma rico en plaquetas. Ambos tratamientos se realizan en la consulta médica previa valoración por un dermatólogo especialista en dermatología estética.

Dra. Virginia Sánchez

Deja un comentario

* Nombre:
* Email: Sin publicar
   Web: Escribe http://http://)
* Comentario
Escribe el código

Acepto el Aviso legal y la Política de privacidad *