Blog

Picaduras de artrópodos y medusas: Cuidado y prevención durante el verano

Picaduras_Insectos

El verano es la temporada en la que pasamos más tiempo al aire libre y disfrutamos de actividades al sol. Sin embargo, también es una época en la que aumenta el riesgo de sufrir picaduras, tanto por artrópodos (mosquitos, avispas, hormigas, arañas…), como por animales de mar, como las medusas o algunos peces.

Las picaduras son placas rojas inflamadas en la piel que generan mucho picor y malestar, llegando a dificultar el sueño por las noches. Además, con frecuencia dejan manchas residuales que pueden tardar mucho tiempo en desaparecer. En ocasiones las picaduras dejan lesiones que persisten durante años o toda la vida. En este artículo, veremos cómo enfrentar estas situaciones y tomar medidas preventivas.

Cuando se trata de picaduras leves, podemos aliviar el picor aplicando cremas o lociones calmantes, como el talco líquido o geles refrecantes que podemos tener en la nevera. Sin embargo, en los primeros momentos, el uso de corticoides tópicos potentes es especialmente efectivo para reducir la inflamación y el malestar así como para prevenir futuras manchas residuales o picaduras persistentes.

Aunque la mayoría de las picaduras son simplemente molestas y pasajeras, no debemos subestimar su importancia, ya que en algunos casos pueden complicarse.

Una complicación común es la sobreinfección bacteriana, la cual puede ocurrir si rascamos excesivamente la zona afectada. Para tratar esta complicación, se utilizan antibióticos tópicos, y en casos más severos, se pueden administrar antibióticos por vía oral.

Menos frecuente es la reacción exagerada a las picaduras, que producen lesiones más inflamatorias de lo normal y que pueden extenderse más allá de la zona afectada. Estas reacciones dependen de la respuesta inmunitaria individual y requieren atención dermatológica.

Una complicación muy rara de las picaduras es la reacción alérgica aguda grave. Es importante estar alerta a los síntomas como malestar general, mareos, lesiones cutáneas generalizadas. dificultad respiratoria y pérdida del conocimiento. En estos casos, hay que buscar atención médica de urgencia para recibir el tratamiento adecuado a tiempo. Aquellos que ya conocen su alergia suelen llevar consigo adrenalina autoadministrable, que es esencial para superar una reacción grave.

Es importante tener en cuenta que las picaduras pueden actuar como vectores de transmisión de enfermedades, especialmente en regiones tropicales, como el virus Zika, que se transmite a través de la picadura de mosquitos. Es fundamental ser conscientes de esta posibilidad y tomar medidas preventivas, especialmente en áreas donde exista riesgo de transmisión de este tipo de enfermedades.

La mejor forma de evitar las picaduras es utilizar ropa protectora, como zapatos cerrados, calcetines altos, mangas y pantalones largos, especialmente en entornos rurales o campestres. También se recomienda el uso de repelentes adecuados, aplicados en la piel expuesta e incluso sobre la ropa.

Durante los meses de verano, es importante estar preparados para enfrentar las picaduras de artrópodos y medusas. Con un tratamiento adecuado y medidas preventivas, podemos reducir las molestias y evitar las complicaciones. Recuerda que, en caso de reacciones graves o persistentes, es fundamental buscar atención médica para recibir el cuidado necesario.

¡Disfruta del verano de manera segura y protege tu piel de las picaduras!

Las picaduras son placas rojas inflamadas en la piel que generan mucho picor y malestar, llegando a dificultar el sueño por las noches.

TUDERMA