LUZ PULSADA INTENSA

Desde 250,00 


ENVIO GRATUITO A PARTIR DE 60 €

La Luz Pulsada Intensa (IPL) es una tecnología láser utilizada en tratamientos dermatológicos y estéticos para mejorar la apariencia de la piel. Contamos con la tecnología más avanzada disponible en el mercado.

Es efectiva en una amplia gama de condiciones, entre ellas:

  • Manchas oscuras: Reduce la visibilidad de las manchas causadas por el sol o el envejecimiento.
  • Rojeces y rosácea: Disminuye la apariencia de rojeces y los síntomas de la rosácea.
  • Piel grasa y poros abiertos: Ayuda a controlar la producción de sebo y minimiza la apariencia de los poros.
  • Cicatrices de acné: Suaviza la textura de la piel, reduciendo las marcas y cicatrices de acné.
  • Piel apagada: Revitaliza y añade luminosidad a las pieles sin brillo.
  • Fotoenvejecimiento: Combate los signos del envejecimiento prematuro debido a la exposición solar.

Consultar disponibilidad

Descripción

¿Cómo funciona el tratamiento de IPL?

El tratamiento con Luz Pulsada Intensa (IPL) utiliza pulsos de luz de banda ancha para tratar diversas afecciones de la piel. Este procedimiento es no invasivo y se realiza de la siguiente manera:

  • Preparación de la piel: Limpieza del área a tratar para eliminar impurezas y maquillaje.
  • Protección: Se aplican gafas protectoras al paciente para salvaguardar los ojos de los pulsos de luz.
  • Aplicación: Un dispositivo emite pulsos de luz que penetran en la piel, tratando las afecciones sin dañar las capas superiores.
  • Sensación durante el tratamiento: Los pacientes pueden experimentar una ligera sensación de picazón o calor, similar al chasquido de una banda elástica.

Cuidados Posteriores

Tras un tratamiento de IPL, es importante seguir ciertas recomendaciones para maximizar los resultados y minimizar cualquier riesgo:

  • Evitar la exposición solar: La piel estará más sensible, por lo que es importante evitar el sol directo y usar protector solar de amplio espectro SPF 50+.
  • Cuidado de la piel: Mantener la piel hidratada con cremas recomendadas por el dermatólogo.

Los pacientes suelen observar una mejora significativa después de la primera sesión, aunque se pueden requerir sesiones adicionales para resultados óptimos. El número de tratamientos necesarios varía según la condición de la piel y los objetivos individuales.

ANTES (Telangiectasias)                                                          DESPUÉS

ANTES (Léntigos)                                                                    DESPUÉS

TUDERMA